Vibrar con la luna es una condición natural de cualquier mujer. Los nuevos tiempos cargados con sus exigencias modernas nos han alejado de nuestra propia naturaleza de bruja que dialoga y danza con la luna.

Cuando nuestro planeta se encuentra situado entre el sol y la luna lo conocemos como plenilunio. Es el momento que por el ángulo de elongación en que se encuentra la Tierra con nuestro satélite natural, la iluminación de la luna es completa, al 100% y la conocemos como luna llena.

El inicio de este ciclo es maravilloso para que hagamos algún ritual para la luna llena. La luna nueva, dentro de la espiritualidad y la metafísica, se asume para iniciar, comenzar, germinar, dar nacimiento a algo por ello, la luna llena viene cargada de esa energía para soltar, liberar, despedir aquello que ya no aporta ni nos sirve.

Algunos rituales para la luna llena

Podemos hacer desde un sencillo acto hasta la puesta en escena de un ritual pues la fuerte energía de este estadio lunar permite que nos podamos expandir cómo lo sintamos en ese momento.

Tomar agua de luna llena

Coloca una jarra, botella o recipiente de vidrio con agua potable en tu ventana o en un lugar expuesto a la luna llena. No la tapes con una tapa, cúbrela con una organza, tul o tela delgada solamente.

 

Deja que el agua absorba las energías de la luna llena durante toda la noche. Levántate antes de que se asomen los primeros rayos del sol y guarda tu agua en el sitio habitual. Tómala durante el día. Estrás energizando tu cuerpo para liberarte de todo lo que te es tóxico en tu vida.

 

Baños de luna llena

Debes hacerlo en un lugar donde puedas estar en contacto directo con la luna llena: un jardín, patio o terraza. Pon un recipiente de agua (su tamaño va en dependencia de lo que quieras hacer al final) con agua en el que meterás una piedra de poder, como cuarzo, obsidiana o amatista.

 

Puedes usar un incienso o sahumerio para ambientar. Haz una meditación breve y acto seguido puedes bañarte con el agua de luna, si no lo puedes hacer con sumergir tus pies por unos minutos o lavar tu cara con el agua es suficiente. Eso depende de tus posibilidades, pero las tres opciones te limpiarán de todo lo que necesites sacar de tu ser.

 

Danza de luna llena

Si hay algo que tiene poder en este mundo es la danza de las mujeres hacia la luna. Somos brujas potenciales y la Madre Tierra lo sabe. En este ritual puedes invitar a una o varias mujeres. La luna llena es especial para sacar todo lo que ya no sirva, muy efectiva para curar heridas del pasado.

Sola o reunida con otras brujas modernas en jardín, patio o terraza en la nocturnidad de luna llena, dispóngase sentadas sobre una manta, esterilla o la tierra.

Si pueden llevar faldas largas es excelente pues establecerá una conexión directa del chakra raíz a la tierra.Hagan entre todas y de manera espontánea un pequeño mandala disponiendo flores, hojas, piedras y objetos sagrados en forma circular en el piso.

Coloquen una jarra con agua potable sin tapa. Escriban sus intenciones en papelitos que dispondrán doblados en el centro del mandala. Agregar el elemento fuego haciendo una fogata, y de no ser posible usar velas o inciensos.

Hagan una ceremonia de bendición de tales objetos e inicien una meditación colectiva de al menos veinte minutos para calmar los pensamientos y entrar en conexión con la luna. Posteriormente de pie, se dará inicio a la danza de luna llena.

Una a una va a improvisar alguna canción cuya letra esté directamente relacionada con su intención de soltar algo, van a comenzar a danzar hacia la derecha. Deben danzar libremente y soltar toda esa energía creadora femenina. Pueden reír, llorar y dar rienda suelta a la libertad y a la gran felicidad que nos regala la luna llena.

Hacer fluir la ceremonia libremente. Si alguna tiene la intención de sacar de su vida algo o alguien en específico pueden en la danza pronunciar el nombre y todas decir «Fuera» con energía repetidas veces mientras danzan. Al terminar agradecer y compartir el agua que cada una deberá.