Amuletos y talismanes son, sin duda, un clásico en el sector esotéricos. Veremos que muchas veces hasta el más escéptico lleva algún tipo de amuleto encima “por si acaso”. Nosotros ofrecemos una gran cantidad de pequeños amuletos y talismanes que cubren la mayoría de finalidades que un buen amuleto debe de tener. Salud, dinero, trabajo, amor, protección, etc. Todos estos deseos están representados por sencillos pero efectivos amuletos que pueden llevarse encima (colgados), en el bolso o en el monedero.

Generalmente casi todas las personas introducidas o interesadas en el mundo del esoterismo, especialmente aquellas que se definen a sí mismas como brujas modernas, son poseedoras de algún amuleto o talismán, e incluso de alguna joya mágica, así que mi intención con este ritual es enseñar a las personas a cargar o limpiar amuletos y todo tipo de talismanes.

¿Qué necesitamos para realizar el ritual de carga de amuletos?

• aceite esotérico purificación. 

• aceite contra energías negativas. 

• mate brasileño (o lágrimas de Balaal) 

• un paño nuevo de color blanco. 

Cómo realizar el ritual de limpieza y carga de talismanes paso a paso

Una noche cualquiera (aunque yo siempre prefiero hacer este ritual en Luna creciente), minutos antes de la medianoche, cogeremos un pequeño recipiente de madera y en su interior introduciremos el contenido de una botellita de aceite purificación y otro de aceite de contra energías negativas, que nos ayudará a prever todo aquello malo que nos puedan contagiar. Una vez mezclados le añadiremos un par de cucharaditas de café llenas de mate brasileño (en caso de no encontrarlo, se puede utilizar lágrimas de Balaal) y lo dejaremos macerar todo durante una media hora, teniendo en cuenta que aproximadamente cada 5 o 7 minutos debemos remover la mezcla que estamos preparando. 

Pasado este tiempo, sumergiremos siete veces nuestros talismanes o amuletos en este combinado, secándolos seguidamente con un paño nuevo, que no haya sido utilizado nunca de color blanco. Nuestros amuletos y talismanes ya estarán a punto para realizar su función protectora.

Al día siguiente, siempre sin dejar pasar 12 horas desde la realización del ritual (es decir, deberemos usarlo otra vez antes de las 12 del mediodía) el aceite con el combinado que nos haya quedado lo utilizaremos para purificar la casa, poniéndolo dentro del cubo de agua de limpiar el suelo. Al fregar, debemos tener especial atención con las esquinas, que tendrán que ser cuidadosamente limpiadas ya que son los puntos del hogar donde más malas vibraciones se reúnen. 

Gracias a este sencillo ritual, nuestros amuletos ya se encontrarán limpios y recargados.