Para una bruja moderna, la importancia de la luna es muy importante ya no solo a la hora de realizar rituales, sino de afrontar su día a día, ya que el estado en que se encuentra el satélite de la Tierra afecta notablemente a nuestra energía espiritual.

Luna creciente

Durante esta fase se deben realizar, pues los propicia en gran manera, los rituales relacionados con todo aquello que esté dirigido a atraer dinero, fortuna, fama, negocios, poder, buscar la buena suerte.

También para atraer una pareja o persona deseada. Sea del sexo que sea.

Incluso es una fase muy efectiva para potenciar las facultades sexuales propias o de terceras personas.

Luna llena

Contra lo que muchos ritualistas, magos incluidos opinan, el periodo lunar en que el astro está en su fase Llena, puede llegar a ser peligroso si no se está muy preparado en temas ritualistas. Ya que, en algunas ocasiones, no siempre, puede hacer aflorar la parte más bestial e inhumana que hay en el interior de cada uno de nosotros.

Pensemos que en muchas de las antiguas culturas donde el sacrificio, incluido el humano era habitual, se esperaba dicha fase lunar para realizar los sacrificios.

Por ejemplo los crueles aztecas o los muy anteriores en el tiempo, asirios y cartagineses,

Realizaban por lo general sus sacrificios humanos colectivos en periodos de Luna Llena.

No por ello debemos de evitar realizarlos durante ese periodo, pero sí tomar todas las medidas necesarias, como por ejemplo dibujar alrededor de nosotros, mientras realizamos el ritual, un círculo amplio con cascarilla blanca, para protegernos de las vibraciones y fuerzas negativas que nos pudieran asolar.

Luna menguante

Es esta una fase muy propicia para realizar los llamados «rituales de defensa», o lo que es lo mismo, para hacer todos aquellos que sirven para devolver hechizos que contra nosotros o los nuestros nos han hecho terceras personas.

También para celebrar los rituales que tengan como finalidad proteger la salud, tanto propia, como de amigos, familiares o clientes en el caso de ser profesionales de la magia casera.

Pensemos que, aunque muchos lo ignoran, una gran parte de los trabajos de mal de ojo que se hacen contra una persona están realizados, si quien lo hace sigue el camino siniestro de la magia, en dicha fase lunar. Por lo que es en esa misma fase en la que tenemos que devolver y combatir ese hechizo o mal de ojo.

Luna nueva

Es un periodo en el que no aconsejamos realizar según que tipo de rituales si uno no está muy versado en la magia.

En esos días, pocos, las fuerzas astrales pueden reaccionar de manera inesperada, siendo unas veces positivas, y otras, muchas por desgracia, negativas.

Puede ser que, un ritual perfectamente ejecutado, con todos los productos, oraciones, velas, etcétera, no sólo se vea neutralizado en ese periodo, si no que, se vuelva contra nosotros.

Si no es imprescindible, aconsejamos que en los días de Luna nueva se realicen los mínimos rituales. Y lógicamente NINGUNO relacionado con nuestra salud. A menos, y ya lo hemos dicho, que se esté muy versado en magia ritualista. No solamente blanca, si no de los otros colores y caminos.