Las fases de la Luna y su poder es un tema que daría para escribir muchos artículos, con lo cual veremos que es una temática recurrente en un blog escrito por y para brujas modernas.

El cambio de las mareas es un caso de de qué manera la Luna interfiere en la naturaleza en el Planeta Tierra. La organización del ciclo menstrual en veintiocho días, que es la suma del ciclo de creciente a menguante de la Luna, es un caso de de qué forma actúa este satélite sobre el organismo de las mujeres, por poner un ejemplo. De ahí que es esencial conocer las diferencias entre cada fase de la Luna, aprendiendo las ventajas y las peculiaridades de cada instante del mes ya antes de tomar una resolución o bien hacer algún cambio en su vida. No olvidemos que las fases de la luna también tienen una gran afectación sobre los signos del horóscopo.

  1. Luna Nueva

A lo largo de la Luna Nueva, predomina la personalidad. Es un instante favorezco para nuevos proyectos en todos y cada uno de los campos de la vida de una persona. Debido al estímulo de la personalidad, su autoestima puede estar más alta, lo que le deja sentirse menos deseoso con lo que le preocupa. Es buen instante del mes para Cuidarse, adoptar un nuevo look, adquirir (desde ropa hasta inmuebles) e iniciar proyectos en un largo plazo (como abrir un ahorro). El periodo es de renovación: deje el pasado anteriormente, preocupándose solamente por el futuro y el presente. Si deseas comenzar una relación, ten cuidado. Esa fase de la Luna pone a la persona en el centro de todo, y es posible que no sea ideal para las bodas.

  1. Luna Creciente

A lo largo de la Luna Creciente, predominan la proactividad y los resultados veloces. Es un instante favorezco para la agitación y la eficacia. Debido al estímulo de la proactividad, puede sentir más alegría y agitación para efectuar diferentes actividades. Es buen instante del mes para cerrar proyectos que estén bloqueados o bien empezar proyectos de ejecución veloz. El periodo es de agilidad: no adquieras recursos o bien comestibles que duran poco tiempo, ni hagas procedimientos estéticos que deben perdurar más (como depilación y tintura de pelo). Si deseas tener una relación, disfrútala. Esa fase de la Luna es ideal para la renovación, el matrimonio, el desarrollo y la cooperación. En el campo del dinero, se aconseja la contratación de personas proactivas, una petición de aumento de sueldo y el lanzamiento de nuevos productos.

  1. Luna Llena

A lo largo de la Luna Llena, predomina la exposición. Es un instante favorezco para la socialización. Debido a la estimulación de la exroversión, puedes sentir más ganas de charlar con la gente, mas asimismo puedes sentirte deseoso. Es buen instante del mes para interaccionar en público, mas hay que tomar en consideración la posibilidad de descontrol sensible. El tiempo es de seguridad: no hagas cambios radicales en tu vida, como abandonar o bien separarte. No se aconseja hacer procedimientos estéticos que impliquen la reducción de algo, salvo en el caso del cabello: cortarlo le va a dar mucho brillo y volumen. ¡Si deseas empezar una relación, puedes prepararte! Esta fase de la Luna es ideal para buscar nuevas relaciones, flirtear con alguien o bien organizar una boda animada. En el campo del dinero, las promociones pueden producir importantes beneficios, mas hay que emplear el dinero con cautela.

  1. Luna Menguante

A lo largo de la Luna menguante predominan la recogida y el planeamiento. Es un instante favorezco para la introspección. Por el estímulo de la recogida, puedes meditar más sobre tu vida. Es buen instante del mes para cirugía y sanación. El periodo es de secreto: despidos, cierre de ciclos o bien preparación para nuevos periodos. No se aconseja hacer acontecimientos para un enorme público, o bien adquirir artículos que precisan perdurar poco. ¡Es el instante idóneo para tintura de pelo, alisamientos, depilación o bien limpieza de piel! Si deseas lograr una relación, el tiempo va a ser de introspección. Esa fase de la Luna es la idónea para el cariño y la amedrentad, sin celebración de matrimonio o bien de compromiso. En el campo del dinero, es el instante de abonar deudas y prepararse para nuevos proyectos.