La gente confunde el shiatsu con masajes, aunque en realidad, el shiatsu no guarda relación con masajes. No es una técnica de relajación, sino una terapia complementaria y curativa.

La palabra shiatsu significa «presión con los dedos» (shi= dedo y atsu = presión).

El shiatsu es una técnica derivada de la medicina oriental, trabajada con los pulgares, las manos, los codos y las rodillas para efectuar la técnica. La técnica consiste en aplicar presión en ciertos puntos para tratar los desequilibrios internos y externos del cuerpo fomentando la salud.

Se piensa que la terapia a través del estímulo manual, normalmente, es el procedimiento más viejo de sanación, exactamente por el hecho de que son las manos la estructura anatómica de mayor sensibilidad y habilidad. Su actuación está de manera profunda relacionada con el instinto de conservación y los mecanismos de defensa, como el acto de poner la mano sobre el área dolorida o bien lastimada, automáticamente.

Siendo la historia del shiatsu tan vieja como la historia de la Humanidad, en su esencia, es el producto de conocimientos que procede de la cautelosa observación del comportamiento del organismo humano en conjunto, desde la más recóndita temporada de la historia de Oriente.

El shiatsu es un procedimiento para restituir el flujo del Ki, puesto que, conforme con la medicina oriental, a través de la presión ejercida sobre los puntos meridianos, el órgano asociado va a aumentar la producción de Ki para circular por la zona con la energía atascada.

Los meridianos se relacionan con órganos internos. Mediante los meridianos, la energía vital, llamada Ki, fluye en nuestro cuerpo. El propósito del shiatsu es compensar y restituir el flujo del Ki en los meridianos. En medicina oriental, se piensa que una enfermedad es ocasionada cuando hay un desequilibrio en los canales de energía de una persona.

Esta energía tiene por nombre » Ki «en nipón, asimismo famosa como» Chi «en chino y» Prana » en Indio.

Con el shiatsu es posible alentar los puntos de energía haciendo que el propio cuerpo active la circulación del Ki produciendo el bienestar. Es una técnica que nos ayuda a trabajar los chakras.

  1. Beneficios del shiatsu:

    El shiatsu es un recurso de manipulación anatómico cuyo objetivo es drenar los canales energéticos primordiales y secundarios. Es una práctica habitual de relajación que se debe llevar a cabo de forma complementaria y que nos aporta un gran número de beneficios.

  • Activación del flujo sanguíneo.
  • Prevención de enfermedades.
  • Alivio del dolor ocasionado por la fibromialgia.
  • Reducción del agobio y las tensiones.
  • Activación de la circulación de los vasos linfáticos.
  • Ayuda en la lucha contra la ansiedad.
  • Alivio de cefaleas y jaquecas.
  • Alivio para el dolor muscular.
  • Sensación de bienestar.
  • Contraindicaciones:
  • Casos de cáncer.
  • Procesos inflamatorios agudos.
  • Enfermedad infectocontagiosa.
  • Trastornos hemorrágicos normalmente.
  • Gestantes hasta el tercer mes.
  • Fracturas.
  • Vasculitis o bien flebitis.
  • Hemorragia por traumatismo.

La shiatsuterapia consiste en optimar el funcionamiento del organismo en conjunto y es un recurso esencial para sanar numerosas enfermedades a través de estímulos concretos en la superficie anatómico.

El tratamiento puede hacerse una vez por semana. No importa si el dolor es solo en la espalda o bien en algún otro punto concreto, un buen terapeuta aplica la técnica de los pies a la cabeza del paciente. La terapia es integrativa.